top of page

También soy vulnerable y frágil. Y eso no me quita lo fuerte y lo diosa.

Actualizado: 6 ago 2023

Me cansé de secarme las lágrimas y decir “aquí no ha pasado nada, mañana se me quita”. No puedo ni quiero ser siempre fuerte.

El 2021 fue intenso en lecciones de principio a fin. Y una de las más grandes la aprendí al final del año, cuando le contaba a una amiga sobre una reciente y dolorosa ruptura amorosa, y ella me pregunta, si 'he mostrado mi fragilidad'.

Wow! A mi mente vinieron mil imágenes en un segundo, de todas las veces que enfrenté algún dolor o decepción y cómo yo reaccioné ante ellas. No, no mostré mi fragilidad. De hecho, probablemente se vea más como indiferencia. Y lo hago tan y tan bien que ni lo había pensado antes.


Mujeres fuertes

Vengo de un linaje de mujeres fuertes por ambas familias. Pienso en especial en mi familia materna. Mi abuela, era 'fuerte como un roble', así la describían todos. Luchó para criar seis hijos sola y jamás la vi quejarse o llorar. Mami, siguiendo esa misma línea, tenía un espíritu inquebrantable. Sostenía a todos sin titubear y sin importarle lo que ella misma estuviese pasando. ¡Cuán fácil se le hacía dejarse a un lado para resolver los problemas de los demás primero!


Si lo aprendí o lo heredé, no sé, pero esa fuerza la tenemos todas. ¡Cuánto admiro a estas mujeres, su fuerza; y cuan orgullosa me siento de ser una de ellas! Yo nunca he pensado en si debo ser fuerte o no, simplemente lo he sido sin tratar. Siempre lo vi como algo natural, parte de quien soy y hasta la única manera de hacer esto que llamamos vida. ¿O hay alguna otra forma?

Sin embargo, hay una realidad detrás de eso. Lo cierto es que no siempre he sido fuerte, solo que no lo he mostrado. No siempre mantengo el temple o la calma, solo que no me derrumbo en público, sino en la intimidad de mi espacio donde nadie me ve. No siempre puedo con todo, pero mis hijos y quienes dependen de mi en momentos de dificultad jamás lo notarían. ¿Y eso, es ser fuerte?


A mami durante su proceso con el cáncer, la vi llorar una sola vez.

¡Una sola vez! Me sorprendió tanto verla así que no supe qué hacer. ¿La abrazo, le digo algo, qué hago en esta situación? Claro que la vi llorar antes, llorar por otros, por emoción o por sensibilidad ante el dolor ajeno, pero por ella misma no. Mami, ¡la que motiva a todos y siempre tiene palabras sabias de aliento para levantar hasta a los muertos! La que les enseña a otros como es que se maneja un momento imposible de superar. ¡Mami quebrantada, mostrando su fragilidad!


¿Y saben por qué lloraba? Por esto, por todas las veces que quiso decir no, pero dijo sí para ponerse después de otros. Por las veces que se aguantó de mostrar lo que realmente sentía, por que ella debía ser “la fuerte”. Por todas las veces que se convenció a sí misma de que no debía llorar porque otros la necesitaban fuerte.


En ese momento, hace ya trece años, no entendí, pero ahora comprendo. Y me lleva a cuestionar un poco esa fortaleza. ¿Será real, o será un mecanismo para lidiar con la vida? Como una forma de protección y supervivencia. ¿O sí es real, pero no es todo lo que somos?


Somos fuertes pero también somos vulnerables

¡No, no es todo lo que somos! Somos fuertes pero también somos vulnerables. También sentimos, lloramos, a veces no tenemos las respuestas, nos perdemos igual que todos. Y sí, a veces somos nosotras quienes necesitamos que nos sostengan un poco, que nos abracen y nos digan que todo va a estar bien. Que nos den esperanza y nos muestren de nuevo el camino cuando la vida nos tumba. Que nos acompañen, y que sea otro el fuerte.


¡Y coño, eso no lo podemos recibir si seguimos aferradas a la vieja version de nosotras que aprendio a sobrevivir sola, haciéndonos fuertes, las que no necesitamos, las que podemos con todo! Con esta proyección incompleta de nosotras nos cerramos a la posibilidad de atraer ayuda, compañía, amor, incluso dinero de una manera más fácil.


¡Cuántas veces tuve cerca a alguien que pudo haberme sostenido en mi dolor, abrazarme, facilitar la carga, pero como no lo demostré, pensó que no lo necesitaba!


En honor a mi, a ti, a las mujeres que nos precedieron y las que vienen

En honor a ellas y a nuestras mujeres ya no quiero disimular como si no sintiera ni me doliera nada. Me cansé de secarme las lágrimas y decir “aquí no ha pasado nada, mañana se me quita”. No puedo ni quiero ser siempre fuerte. Y eso no invalida lo que soy, sino que es parte de mi.


Quiero romper con ese personaje que adquirimos o que quizás nos impuso la sociedad para callarnos más. Quiero reconocer cuando no sé qué decir, cuando algo me duele o no me gusta o no estoy de acuerdo. Mostrar que también soy frágil y vulnerable. Y eso no me quita 'lo fuerte' ni 'lo diosa’. No me quita que la fuerza real la llevo dentro, que no tengo que esconderme detrás de un muro de aparente fortaleza. Que ésta soy más yo: poderosa, fuerte, frágil, vulnerable y diosa.


Para ti mujer, así, con TODO lo que eres, lo que conoces de ti y lo que te falta por descubrir.



Idáliz



[EDICION ACTUALIZADA EL 6 DE AGOSTO 2023]


Hay más

Esta puede ser la razón por la que te sientes sola, nadie está cuando los necesitas, sientes que no te dan tanto como das tu, no logras atraer una buena pareja que te merezca e incluso no logres prosperar económicamente como deseas por que estás tan acostumbrada a hacerlo todo sola que te encierras, y no estás en energia de apertura para poder recibir.


Cómo rompemos el patrón

En 3 Pasos:

  1. Reconocerlo

  2. Soltarlo

  3. Elegir de nuevo


El universo quiere proveer, quiere cuidarnos, quiere sostenernos. Y nosotras hemos estado tratando de manifestarlo, sin darnos cuenta que con esta actitud nos estabamos blockeando a la posibilidad de crearlo. Necesitamos hacer un shift en nuestra energia, y permitimos recibir, Rompamos con el patrón, y liberemos a las próximas generaciones de esto.


¡Seamos libres y prósperas! Ofrecemos coaching o mentoría para trabajar esto. Llena el formulario para conocerte un poco, saber lo que deseas lograr y recomendarte la mejor solución para ti.
230 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Marta E. Melendez
Marta E. Melendez
Aug 07, 2023
Rated 5 out of 5 stars.

Me encanta.

Like
Idaliz Escalante
Idaliz Escalante
Aug 08, 2023
Replying to

Gracias por comentar, Marta! Un abrazo! 🤗

Like
bottom of page