top of page

Eres un portal para que otros reciban sanación, dirección y liberación

No tengas temor de ser juzgada. No hay nada malo contigo, este es tu poder...


La primera vez que me di cuenta que tenía dones espirituales fue en la iglesia.

Yo no entendía lo que me estaba pasando, solo pensaba en cómo era posible que yo supiera información sobre una persona que no conozco. Sentía el impulso de ir a donde la persona, y comom una corriente por todo mi cuerpo. Los detalles me llegaban claramente, y solo tenía que transmitir el mensaje, ¡pero que mucho me costaba! Estaba aterrada. ¿Y si me equivoco? ¿Y si no es Dios quien habla? ¿Y si es el "enemigo" hablando a través de mí? Las veces que di un mensaje lo hice temblando y llorando, tanto que yo creo que la mayoría de las personas a quien me dirigí ni siquiera pudieron escuchar bien el mensaje. De eso han pasado años…


A este don, que en la iglesia le llaman “ministrar” o el don de la palabra, se le conoce como el don canalizar (channeling). Tú no eres la fuente de la información, solo el canal por el cual la persona lo recibe. Estos dones espirituales son capacidades que tenemos todos, no se limitan a la iglesia, y han sido de hecho, muy mal entendidos y juzgados.


"Perdí" conexión con este don, hasta que me rendí a el...

Me cerré a él por mucho tiempo, el miedo era demasiado fuerte para mí, que para colmo era muy tímida e insegura. Pero ya no cuestiono. Hace muchos años que me rendí al Espíritu, dije “heme aquí”, enséñame a hacerlo y úsame para bien.


Hoy manejo este don confiada y segura, sé quien lo otorga, entiendo su propósito, y puedo ver el desarrollo de este don en mi vida y la bendición que ha sido para tantas personas. Con mi aceptación de este don han llegado otros. No tengo que estar en un templo para usarlos, porque el Espíritu me lleva a donde quiere y donde se necesita.


Ahora tú, ¿qué estás haciendo con tus dones?

Hay personas que no los han identificado aun, pero todos tenemos algo. Te aseguro que tienes una forma de servir, de llevar un mensaje, de canalizar y ser puente entre el mundo visible y el invisible; entre el mundo espiritual y el terrenal. Sea teniendo visiones, sueños, clarividencia, clariaudiencia; sea con tus manos, o sea creando arte o música que sirve de portal para que otros reciban dirección, sanación o liberación.


La primera vez que atendí a una “brujita” en mi oficina

En otro artículo te contaré sobre la primera vez que atendí a una “brujita” en mi oficina y el terror que ella tenía de que supieran sobre sus dones, ya que irónicamente, su familia, por sus ideas religiosas, no le permitían hablar de eso, juzgándolo como algo que no es de “Dios”. ¡Te imaginas el daño que provoca en una persona tener algo que otros, tu propia familia, juzgue como que hay algo malo en ti que tienes que esconder!


Lo triste es que esto pasa todo el tiempo. Así como ella, siguieron llegando y llegando más mujeres. Mujeres súper poderosas, con unos dones increíbles, capaces de ayudar a tantas personas, y ocultándolos por miedo, por el juicio o por no saber que hacer con lo que tienen en sus manos.


¡Y esto sí que no lo vi venir!

Inspirada en eso nació el Goddess Mastermind, aunque cuando lo ofrecí por primera vez en el 2021 no sabía que tomaría ese rumbo, el Espíritu tenia sus propios planes. Ya decenas de mujeres han roto con estos miedos y caminan con la frente en alto, confiadas y seguras de quienes son, y cómo pueden servir. Ya no temen ser juzgadas y están floreciendo. Cada grupo del Goddess Mastermind es un círculo de 13 mujeres. El próximo comienza el 1 de septiembre. Puedes ver todos los detalles aquí.


Ya hice esto antes, y quizás de ahí te conozco a ti

Jamás pensé ni estaba en mis planes ayudar a estas mujeres, a brujas, a encontrar su camino, a liberar esos dones, a no tener miedo de lo que Dios puso en ellas. Pero a la vez no me extraña. Algunos somos puente para que otros lleguen a su destino, somos punta de lanza, diosas y sacerdotisas a cargo de mantener la llama (eternal flame) del Espíritu encendida.


Yo he estado haciendo esto desde otras vidas, y de seguro tú también. Por eso nos fluye natural, no tenemos que pensarlo, todo se conecta para crear esa plataforma que necesitamos para expandir esa misión. Y cuando conectamos unas con otras, nos “reconocemos”.


Bienvenida a la tribu,

Idáliz


¿Prefieres atender esto en privado conmigo? Te entiendo. Puedes solicitar una consulta conmigo aquí, para poder recomendarte una de mis sesiones de coaching o mentoría.



67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page